Seguramente sientas que un día tienes claro dejar el trabajo por ese proyecto que tanto te motiva, pero luego, no lo ves tan claro y eso te da unos quebraderos de cabeza, que al final acabas agotada del día que has llevado comiéndote tanto la cabeza.

En este post te darás cuenta que dentro de ti, tienes herramientas internas para tomar una decisión adecuada.

Tomar una decisión errónea, es una nueva oportunidad

Por tu cabeza solamente tienes pensamientos de angustia porque estás viendo, desde la perspectiva del miedo, que si tomas una u otra decisión, las cosas pueden ir mal. Céntrate en lo que quieres verdaderamente que pase y no en lo que no quieres que pase. Te animo a que te pongas en el peor escenario posible, de las dos opciones que barajas. Algo que sea realista. Si estás contemplando la idea de dejar tu trabajo y tu peor escenario sería volver a vivir a casa de tus padres ¿es tan malo, verdaderamente?

La vida te pone en situaciones para desarrollarte como persona y que aprendas la lección a la que has venido a este mundo y hasta que no la aprendas y la integres en tu ser, no parará. Es por ello que puede que incuso habiendo elegido una opción caigas de nuevo en la opción incorrecta y es algo que tienes que tener en cuenta. A lo mejor has decicido cambiar de trabajo y caes en las mismas situaciones que en el anterior porque no has aprendido la lección.

Habla contigo para tomar una decisión

La clave para tomar una decisón lo más acertado posible, es que escribas al menos 5 cosas importantes que tú consideres que pertenecen a tu esencia y que si traicionases esos 5 principios, te sentirías muy mal por ello. De esta forma, puedes valorar si tienes algo que perder tomando una decisión o no. En el caso de que la deción que hayas tomado, altere esos 5 valores, que tú has determinado, te darás cuenta de que probablemente esa decisión, no te conviene.

Flores de Bach en Madrid

Lo que no es saludable es que tomar una decisión, ocupe la mayor parte de tus pensamientos y te deje tan agotada que te impida hacer otras actividades en tu día a día. Lo sé porque a mí también me ha pasado y al final, te das cuenta de que has estado perdiendo el tiempo, porque al final no era para tanto.

Sclerantus para tomar una decisión

Sclerantus es la esencia ideal, para ti en estos casos, porque te ayuda a tomar una decisión con la que tú te sientas en paz, con la que tú vibres en ese momento. Da igual el resultado de la decisión, lo que importa es que está de acuerdo con tus valores que consideras importantes en ese momento. Con Scleranthus también te ayuda a aceptar que no se pueden elegir dos opciones a la vez y sentirte segura con ello.

Te pondre un ejemplo de un caso que tuve en una de mis consultas online de Flores de Bach: una chica me contactó porque no estaba segura entre dos opciones que eran muy valiosas e importantes para ella. Acababa de ser mamá y acabó la temporada de la baja maternal y le daba mucha pena volver al trabajo y no seguir cuidando de su bebé. Contemplaba la posibilidad de quedarse en casa o volver al trabajo. Casualmente tenía fuertes dolores de espalda y dolores en las muelas, los cuales en bioneuroemoción están asociados a la toma de decisiones importantes y a la culpabilidad. Cuando le recomendé Scleranthus para tomar una decisión acertada: sintió paz interior y escuchó a su corazón y la decisión con la que vibraba más alto era la de estar con su pequeña en casa.

 Scleranthus tomar una decisión

 

Por ello, si sientes que en este momento tienes que barajar dos posibilidades: sin duda Scleranthus te ayudará. Utiliza dos gotas en un gotero de 30 ml y rellena el resto con agua mineral. Tómalo durante 4 veces al día, siendo la primera vez al levantarte y la última al acostarte.

Espero que este caso, te haya aclarado un poco más sobre cómo tomar una decisión adecuada a tu vibración. Me gustaría saber si te ha pasado algo parecido y cómo lo pudiste solventar para que todos podamos aprender de ello, así que ¡Anímate a dejar un comentario!

 

Photo by Jens Lelie on Unsplash

Pin It on Pinterest

¡Comparte!

¡Comparte!